Descubrir Barcelona

Barcelona es una ciudad moderna y cosmopolita, abierta al mundo. No es necesario se un turista para descubrir cada día esta gran ciudad, llena de belleza y matices. La mejor manera de apreciar completamente Barcelona, es paseando por las callejuelas de la ciudad vieja y los demás lugares famosos. A lo largo del paseo, irás descubriendo uno tras otro todos los monumentos famosos. De todas maneras, antes de iniciar tu recorrido por la ciudad, y para que te resulte más gratificante, a continuación encontrarás información general sobre la ciudad en sí, su historia, población y el desarrollo urbano. Uno de los emblemas de la ciudad, es el castillo de Montjuic desde donde disfrutarás de una vista impresionante de la ciudad. Otro regalo que Barcelona ofrece a sus habitantes son las obras de Gaudí, padre y creador del movimiento de Modernisme. Todas y cada una de sus obras, a pesar de seguir una estética similiar, son absolutamente diferentes, en función del encargo y el estado de ánimo del artista en el momento de su creación. Por esta razón, edificios como la Casa Milà, conocida como La Pedrera, la Casa Batlló o el Palau Güell entre otros, merecen una parada en nuestro paseo para contemplarlas con detenimiento. Entre las obras de Antonio Gaudí, hay dos que merecen mención aparte y por supuesto son de visita obligada. Una de ellas es el Parc Güell, uno de los iconos de la ciudad. Situado en la parte alta de Barcelona, ​​desde el parque tendrás de unas maravillosas vistas de la ciudad condal, además de disfrutar de un paseo rodeado de un entorno verde con obras modernistas. La otra obra de Gaudí, es por supuesto, La Sagrada Familia. Situado en el centro de la ciudad, el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia es una iglesia monumental iniciada el 19 de marzo de 1882 a partir del proyecto del arquitecto diocesano Francisco de Paula del Villar (1828-1901). A finales de 1883, se encargó a Gaudí la continuación de las obras, labor que no abandonó hasta su muerte, en 1926. A partir de entonces, varios arquitectos han continuado la obra siguiendo la idea original de Gaudí. Barcelona es la capital de Cataluña. El área urbana de Barcelona tiene lo largo de más de 3 millones de personas. Así, Barcelona es la segunda ciudad más grande de España. Gran parte de la ciudad se encuentra a pocos metros sobre el nivel del mar, y su punto más alto es el Tibidabo, situado 532 m desde el nivel del mar La ciudad está situada en el noreste por la apertura limitada de los paisajes de montaña. Aunque la ciudad se extiende sobre un área de aproximadamente 100 km², se reconoce en una vista aérea de la ciudad, como todo es firme y construido cerca. Si vienes a visitar la ciudad, como turista no dejes de visitar los distritos de Ciutat Vella, donde encontrarás La Catedral, L’Eixample con sus calles y avenidas comerciales, Sant Martí, donde disfrutarás de las playas urbanas de la ciudad como Bogatell, Barceloneta, Mar Bella y Sant Sebastià, entre otras y Sants- Montjuic, enclave de las Olimpiadas de 1992, donde podrás visitar el Estadio Olímpico, el Poble Espanyol y el castillo. En Barcelona, al igual que en toda Catalunya, se hablan dos idiomas, el catalán y el castellano, ambos son idiomas oficiales. La mayoría de los habitantes de la ciudad son bilingües. El catalán, es el idioma minoritario, pero a pesar de ello, y para normalizar la situación con respecto de la lengua castellana, existe una literatura catalana, periódicos y cadenas de televisión. En las escuelas, la escolarización es básicamente en catalán y en las universidades cada vez está más presente. Se calcula que unos 10 millones de personas hablan catalán en Cataluña, las islas Baleares, en Valencia y la Catalunya Nord (la parte del lado francés de los Pirineos). La cocina catalana está considerada como una de las mejores cocinas de España. Hay algunas especialidades que representan la excelencia de la gastronomía catalana como la Fideuá, el arroz negro, els peus de porc (pies de cerdo) y els cargols (caracoles). Una de las salsas más famosas que se utilizan para acompañar la carne o el pescado es el Allioli, hecha a base de aceite de oliva y ajo. Otro manjar de la gastronomía es el fiambre, llamado “embotit”, como el fuet o la llonganissa (una especie de salami de cerdo). En los restaurantes, que a menudo recibe unas rodajas de fuet en el pan, por supuesto con tomate, el famoso “pà amb tomàquet”. El pan se unta con tomate, ajo y aceite por lo que queda muy sabroso. Como postre, no te puedes perder la famosa crema catalana.